20 febrero 2008

ESCAPARATES DE CUARESMA

Ay escaparate de Cuaresma,
prodigio de priostes y camareras.
Eres un cartel de primavera,
el mejor que el Consejo elegir pudiera,
un signo de los días que llegan
engalanado con las tradiciones de la tierra.

Por la Campana eres nazareno bombonera
entre el pestiño y la torrija morena.
Y pasitos de papel de plata llena,
con canastos, canastillas y trabajadera.

En una óptica cualquiera
te conviertes en galería de nuevas promesas.
Una Virgen, San Juan, la Magdalena,
y hasta un Ecce Homo del joven Estepa,
hacen de tu vitrina una muñequería de primera.

Hasta El Corte Inglés adorna su cristalera
apuntándose a esta moda callejera,
con imágenes, incienso y trompetas
que atraigan a su nutrida clientela.

Y en Chicarreros eres clasicismo de buenas maneras.
Velasco lleva por nombre esa tienda,
quincalla que dirían nuestras abuelas,
donde hay botones, hilos y moda corsetera.

Mas cuando la Semana Santa se acerca,
engalana su pecera con cordones de seda,
escudos de túnicas y fajas costaleras.
Brocados de finas telas,
blondas, mantillas y fajines de hebrea.
Y todo en vuelto en colores de pasión y penitencia.

No le falta ni un perejil a este altar de cristal y acera,
sólo que el Perejil le cante una saeta
entre el redoble del tambor de la Sentencia
y con letra de Don Carlos Herrera.

Cuando los días grandes se hagan realidad plena
muchos pasaremos por tu vera:
nazarenos, músicos y cofradías enteras,
y admiraremos como se visten por estas fechas
nuestros escaparates de Cuaresma.

Fotografía: Alberto Ramírez

SALUD DE MONTE-SIÓN

video

Fotografía y montaje: Alberto Ramírez

Música: B.S.O. La Pasión

05 febrero 2008

CRÍSTO DE LA SALUD

Vuelves de sanarte las heridas. De quitarte la pátina del tiempo y con una nueva historia que escribir. Vuelves para clavarte, como lo hicieron hace más de dos siglos, en un madero desnudo.

Soledad infinita. Vacio extremo. Esa es la expresión de tu rostro maltratado. Como un cordero que llevan al matadero, dijo Jeremias. ¿Cómo pedirte Salud ante tu imagen postrera? Si hasta los labios estan secos de vida. Y aún así, vuelves para darla clavado en tu Evangelio de cal

Ortega te llamó su Crísto de las Lágrimas. Con dos te concibió en la mejilla izquierda. Dos, como los crucificados que ha tenido tu Hermandad. Dos, como sus Titulares, Rosario y Oración. Los años quisieron que una se derramara hasta perderla, como también se perdió tu antecesor pasto de la inquina y la sinrazón, y como naufragó el que hoy te recemos como Crísto de la Salud y Caridad.

Fotos: Alberto Ramírez