10 abril 2007

NUESTRO JUEVES SANTO

Dicen que con los años se gana en madurez. Que conforme van pasando vemos la vida de otra forma. Pero vuelvo a ser un niño cuando acudo a renovar un pasaporte anual que me permite viajar contigo, por unas horas, a una ciudad trasfigurada, a unas calles engalanadas con su color por unos caminos de cera, testigo de otras travesías terminadas.

Todos los años me pasa lo mismo, siempre se me olvida el tiempo que nos une. Sólo se que contigo he crecido y he madurado. Contigo he reído, he disfrutado, he ganado, y nunca, a pesar de los pesares, me has negado el amor fraterno que predica el día grande de nuestro calendario.

Con este son tres los viajes frustrados a los pilares del cielo que cobijan el sagrario de un Dios flagelado, coronado y crucificado. Tres, como los clavos que sujetan a la cal el que a tu diestra se asoma al devenir de tu barrio. Nunca olvidaré el primero, tanto que lo tengo escrito en las páginas de un número que no recuerdo con las letras de un joven orgulloso y convencido. Como convencido estaba de que este año no habría senda, que no sería posible partir tan siquiera del suelo ajedrezado. Pero habíamos quedado allí, Tú bajo un cielo de malla y yo bajo el ensimismamiento de tu mirada, rendida de humildad e inclinada de dulzura. Nuestro punto de partida, mi comunión con tu carne de madera, tu carne venerada por siglos. Pero ni la elegancia hecha hábito, ni ambiente, ni luz, ni nada; sólo un cielo en tinieblas que presagiaba naufragio. Y ahí estaba yo, con la misma ilusión del primer día, con el nerviosismo que cosquillea las entrañas y con la impaciencia de una demora que rememoraba lo vivido. La estancia ajena a mí y yo ajeno a la habitación. Cristal empañado, esperanzas que se empañan e ilusiones que se mojan.



Quedó anulado nuestro viaje,
el que todos los años hago de tu mano
para arrodillarme, como el que va delante,
ante un Dios entregado.
No sonó tu palio, como no rozó el rosario
en varales de plata calado.
No hubo huerto sevillano,
ni Cristo por ángel confortado,
ni el sueño de Pedro, Juan y Santiago.
No se olió el incienso quemado,
ni la marcha que un buen día te dedicaron,
ni se oyó saeta en balcón engalanado
ni cielo de pétalos deshojados.
No subí con los ojos la rampa de tu manto,
el que me dice que todo ha terminado,
cuando el jueves ya no es jueves
sino Madrugá de Viernes Santo.
No salió el sol en la Plaza de los Carros
quedándonos sin nuestro Jueves más señalado,
y por más que quiera vacío me he quedado.
Aunque busque el Silencio
siempre me llevaras del brazo
Porque sabes que soy tuyo
de la corona al vellocino sagrado,
Porque sabes que antes de pisar el asfalto
Me santiguo con tu letanía pronunciando,
La que cuando anochece
susurran mis labios
Y cuando amanece
dibujo en mi cielo adintelado.
Porque sabes que nuestro viaje
no es un día sino un diario.
Fotos y texto: Alberto Ramírez y Carlos Sánchez

4 comentarios:

Dama de sevillano nombre dijo...

Ante todo, encantado de que seas un nuevo visitante de mi rincón. Gracias, vuelve cuando quieras.
Excelentes fotos, sobre todo la de la Cena.
¿No tienes de la Amargura?

La Criticona dijo...

Y el corazón se me encogió del todo cuando el Jueves, a las tres, ni Cigarreras, Negritos, ni Caballos, y no paraba de llover. Y tus lágrimas se me antojaron cuando, por el Llamador de la Radio, dijeron que no salías. Y así éste sería, sin verte pasear, mi primer Jueves Santo. Acompañándote durante cinco años, cangrejeando por Trajano, despidiéndote en el Duque con mis ojos muy brillando, yendo para calle Cuna para seguir de tu mano, con el cuerpo entrecortado escuchando en Santa Ángela cantos que vienen del cielo y el cielo hoy te ha llorado. Qué hago yo a partir de ahora, si llevo un año esperando verte salir de la Feria por la Plaza de los Carros. Qué hago sin tu dulzura, sin tus rosarios sonando, qué hace sin ti Sevilla, qué hace sin ti el Jueves Santo.

Callejuelo dijo...

Ya queda menos de un año para llegar a la próxima Semana Santa, que caerá muy temprano pues el 16 de marzo será Domingo de Ramos

La Viajera dijo...

La verdad que fue una lastima que no saliera, despues de todo un año de espera, no fue justo.

Pero bueno, aver el año que viene que ocurre.

Un Abrazo