02 noviembre 2007

EL CACHORRO DEL CEMENTERIO, ¿ORIGINAL O RÉPLICA?

Fue en las vísperas de Todos los Santos cuando un compañero me contó la historia del la imagen del Cachorro del cementerio. Una historia que desconocía por completo pese a mi vinculación y afición a las cofradías y a las leyendas de Sevilla.


Este amigo me comentó que a él se lo contó un hermano, que en aquellos años ostentaba un cargo relevante en la Junta de Gobierno de la cofradía de la calle Castilla, cuando estaba terminando la carrera. En cuestión le dijo que la talla que se encuentra en el cementerio de San Fernando es el original de Ruiz Gijón. Tras el incendio sufrido en la Capilla del Patrocinio la imagen se llevó al panteón del arquitecto Aníbal González, hermano del Cachorro y personaje ilustre sevillano. En su lugar se ponía al culto la réplica que poseía un hermano, que le había sido legada de generaciones anteriores, y que ya contaba con algún siglo de existencia y antigüedad.


Precisamente ayer el ABC estrenaba revista cofrade, y traía a su portada la fotografía del rostro de ese otro Cachorro, acompañado de un reportaje de Jose Antonio Rodríguez. Tengo que decir que, aún, no he leído el articulo, pero sí he estado navegando por la red en busca de información y todo lo que he encontrado afirman con rotundidad que la imagen del cementerio es una réplica y no original, aunque sí que se hacen eco de esa leyenda urbana y cofrade.
Una vez finalizado el anual Rosario de la Aurora de mi hermandad de Monte-Sión, La Criticona, El León de las Indias y el que firma nos encaminamos al cementerio municipal sin ánimos de convertir nuestra visita en una búsqueda del descanso de Aníbal González. Recorrimos todo el eje central hasta llegar a la zona de la entrada, donde se concentran las esculturas funerarias y mausoleos más representativos; el lugar con sabor más romántico de todo el camposanto. Desandamos nuestros pasos por esa espina dorsal centrada por el Cristo de las Mieles de Susillo, cuando me percaté de que en la puerta de un panteón de ladrillos vistos se agolpaban no más de cuatro curiosos. Me acerqué y pude oír a una señora: dijeron que hoy estaría abierto. El edificio en cuestión representaba ese estilo historicista que impregnaba la obra del insigne arquitecto del 29 sevillano. Se encontraba cerrado por una puerta de acero levemente calada. Me asomé y la claridad del exterior me impidió ver nada. Permanecí un instante con los ojos puestos en el interior y ya contemplé en el muro izquierdo la imagen de un crucificado de tamaño académico idéntico al gitano que expira en la Cava. Como pude introduje el objetivo de mi cámara, de la que obtuve estas fotografías.

Mis compañeros de expedición me siguieron. Había quien pensaba que el material no es madera, más que nada por el color. Yo intenté explicarles que el color es debido a la pérdida de policromía, y que lo que se ve es el estuco. Además el ensamble del brazo deja pocas dudas de que se trata de una talla. El León de las Indias comenzó a pensar en voz alta: es raro que esto lo sepa poca gente –porque él también desconocía la historia- y que se encuentre en el panteón de ese personaje en cuestión y retirado de los ojos de los más curiosos.

No quiero sembrar la duda, tan solo hacerme eco de una leyenda, nueva para mí. Eso sí, si no pudiera recuperarse una imagen del valor devocional y artístico, por ejemplo la Macarena o el Gran Poder, ¿se diría sin tabúes que lo que se repone es una réplica?. Y si fuera el Cachorro el que expira en el cementerio, ¿por qué no lo conserva la hermandad?

Fotografías: Alberto Ramírez

16 comentarios:

bogar dijo...

Con permiso me estreno.Me parece estupendo que con tan poco digas tanto.Creo que no voy a leer el articulo deLa nueva revista de ABC.Saludos

Raúl Ramírez dijo...

Me has robado la entrada... Ahora mismo estaba pensando en publicarlo... Pero ya... que la blogsfera expongan sus opiniones aquí... Sin duda un tema muy interesante que por el lugar y la forma en la que se esconde la talla da lugar a más d eun misterio...

Dama de sevillano nombre dijo...

Una leyenda sevillana, bastante hermosa y completamente posible.
Felicidades, es excelente.

el aguaó dijo...

Sevilla y sus leyendas. Cada rincón de esta Nova Roma posee una historia que se cubre de misterio e intriga. Y esta, como no, es otra de las que engrosan la plantilla de cuentos misteriosos de la ciudad.

El Cachorro que sufrió el incendio fue restaurado por los hermanos Cruz Solís, que pertenecen a la Hermandad del Cachorro, los mismos que, como todo el mundo sabe ya, restauraron a Nuestro Padre Jesús del Gran Poder.

Al parecer esta talla es una copia exacta de la que realizara Ruiz de Gijón. Lo de la leyenda forma parte de la riqueza popular de Sevilla, que se completa con su ubicación en el Cementerio, escondido al vistazo general y reservado para los más curiosos. Ello alimenta más si cabe, el misterio. Debo confesar que yo también desconocía la leyenda y la talla, hasta que vi el programa de Semana Santa de Sevilla TV el martes.

Sevilla sigue sorprendiendo a los sevillanos en pleno siglo XXI... ¿cuántos tesoros seguirá guardando?

Un fuerte abrazo amigo.

Roberto Villarrica dijo...

Es una leyenda que ya ha dejado de serla. El nieto de Anibal González se ha encargado de desmentir que la talla sea la que se quemó en 1973.

El mal estado de la talla es resultado del mal estado de las cubiertas de la mayoría de los panteones que jalonan la calle central del cementerio. Desde algunas zonas es muy fácil ver que los techos han perdido gran parte de la techumbre, lo que permite la entrada de agua y otros seres vivos en algunos de ellos.

Para concluir, voy a barrer un poco para casa. Como redactor del Boletín de las Cofradías, el año pasado en el número de noviembre de 2006 se publicó un curioso reportaje, titulado "Devoción tras la muerte", donde se hace un repaso bastante exhaustivo de las ornamentaciones en forma de azulejos cerámicos, vidrieras, relieves o esculturas realizados con las imágenes de las Hermandades de Sevilla y que adornan los enterramientos de suelo y los panteones del Cementerio de Sevilla.

Un saludo

aiNOha dijo...

Sabía de esta leyenda, y creo que muchísima gente lo sabe.
Lo que si te digo amigo Morís, es que cuando me la contaron, me dijeron otro motivo por el cual se hizo el cambio...es lo que tienen las leyendas al igual que los rumores, se van distorsionando... Pero bueno, el fin viene a ser el mismo, é ahí El Cachorro, el autentico??

Un saludo

Glauca Maria dijo...

¿Te fijastes en los pies...?
Para seguir aumentando la leyenda a la que mas de uno le quiere dar carpetazo te diré que existe un herman@(de generaciones) de esa cofradía que se acerca al panteón para orar ante la misma imagen que lo hicieron sus mayores.

Moris dijo...

Por favor, si teneis el reportaje del ABC, y no es mucha molestia, mandadmelo al correo electrónico. Gracias.

Glauca los pies los tenia oscuritos, pero no daba la sensación de chamuscados.

La Criticona dijo...

Estoy que no estoy y no tengo tiempo para nada, tengo tu blog abandonado. Pero como se de qué va la historia ya me leeré esto otro día y te comento qué me parece con más detenimiento. A mi me pareció en principio de piedra, pero ya esto te hace dudar. Un saludo, nos vemos en los caminos (aunque tengo que hacer una paradita para tomar aire, qué estrés)

pregonero_de_sevilla dijo...

De piedra no es, pero tampoco creo que sea el Cachorro de otros tiempos. Eso sí, es una de las leyendas más hermosas de Sevilla y en las leyendas ya se sabe, siempre hay algo de verdad, quizá se planteo pero finalmente no se llevó a cabo.

carmen tinoco dijo...

Me encanta lo que cuentas sobre esta leyenda del cachorro. Sigue así porque eres el mejor!!! Un beso muy fuerte.

Moris dijo...

Muchas grcias por vuestros comentarios.
Carmen, no soy para tanto, eso es lo bien que tú me miras.

Bogar eres bienvenido a navagar por aquí cada vez que te apetezca.

Aguaó, muchas gracias por enviarme por correo el reportaje de la revista de ABC.

Un saludo a todo@s.

Híspalis dijo...

Buena pregunta la que planetas al final. Supongo, como se viene diciendo, que en toda leyenda hay una parte de verdad. No creo que sea la primitiva Imagen pero de todos modos, tal y como afirma nuestro amigo aguaó, Sevilla sigue sorprendiéndonos en el siglo XXI.
Buena entrada. Felicidades.

Anónimo dijo...

¡ Hola a todos , un poco tarde , pero bueno me gusta algunas de las opiniones de las que he leido , en fin pero hai va la mia ; en principio os dire que lo que voy a contaros os parecera poco creible pero puedo demostrar todo lo que cuento . Una mañana de noviembre de 1973 , antes de abrir el campo santo , llegaba una furgoneta o camioneta en el cual iba el CACHORRO , llebava los brazos separados del cuerpo y la cruz desamblada , y lo metieron en el panteon unos hombres que eran los enterradores que habian sido pagados por la hermandad para que callaran la boca de por vida , los enterradores eran entonces todos del pueblo de la ALGABA y por esa cuestion se le ve al CACHORRO los brazos como separados del cuerpo , ya os seguire contando que me tengo que ir , hasta luego .

Brada Pitt dijo...

El que está en el cementerio puede que sea el primigenio, entre otras muchas cosas porque tiene los signos del fuego en su cuerpo.
Pero al que yo fuí a ver por primera vez, al que le rezo y me concede lo que le pido, es al de la calle Castilla. Al del panteón no lo he visto en mi vida, asi que para mi, y ustedes me entenderan, el original es el de la capilla del Patrocinio.

LAS LEYENDAS SON VERDADES CON MENTIRAS dijo...

bueno no se si todavia estoy ha tiempo pero os contare algo que aun ustedes no saben , ¿ sabias que Anibal Gonzalez , su segundo apellido es Alvarez-osorio ? , creo que eso dice mucho . solo existe una manera de averiguarlo , tengo un buen amigo que me analizaria una sola astilla de la madera para averiguar casi todo de EL , Y ESO SERIA SUFICIENTE PARA PODER PONER LAS COSAS EN SU SITIO .Siento ser tan drastico pero creo que es la unica solucion , es mas afirmo que es el VERDADERO pues todo lo que pude averiguar de uno de los enterradores de la Algaba que quedaba vivo