04 septiembre 2006

SUICIDIO EN EL PARQUE



El pasado 26 de julio el Parque de María Luisa fue testigo de un desagradable acontecimiento. Un individuo vino a suicidarse junto a la fuente que se encuentra entre el Museo Arqueológico y el de Artes y Costumbres Populares de la capital hispalense.

El suicida parece que lo tenía todo previsto con antelación. Sobre las 11.00 horas de la mañana se detuvo en el lateral de la fuente que da a la Avenida de la Palmera con una bombona de pequeñas dimensiones. Entre los parterres, y a la vista de cualquier trabajador, turista o usuario de los jardines, tuvo la sangre fría de taparse la cabeza con una bolsa de basura y comenzar a inhalar el gas letal procedente de la bombona. A eso de las 12.00 horas ya se había personado la autoridad competente con el consiguiente acordonamiento de la zona.

Al día siguiente dos personas vestidas de luto parecían buscar algo que les diese alguna explicación de lo que había llevado a su presunto familiar o amigo a cometer semejante acto de ¿valentía o cobardía? A pesar de todo, puede decirse que tuvo una muerte romántica entre la cultura y la naturaleza.

2 comentarios:

La Criticona dijo...

Yo creo que es valentía. Hay que ser muy valiente y tener mucho coraje para hacer una cosas así.

Anónimo dijo...

¿Sí...? Yo diría más bien lo contrario, cobardía por no enfrentarse a la vida. O, si suena duro, falta de coraje.
De todas formas, en estos casos, creo que la culpa la tenemos los que seguimos vivos, por no saber estar atentos y ser sensibles a las necesidades de los demás. Bea