10 marzo 2008

CUANDO APARCAR ES UN PROBLEMA

Amigos blogeros, ahora que se acerca la Semana Santa y que muchos cogeis el coche u otro medio de transporte para venir al centro, que no os tiemble el pulso. Se acabaron los sudores, las maldiciones, las blasfemias a las manos del manillar o el volante. ¡¡¡Llegó la solución!!!. Para el automovil me dí de frente la pasada Semana Santa, Domingo de Ramos para más señas, con este peculiar estacionamiento. Junto a la Casa Hermandad de la Exaltación se encontraba este utilitario rodeado de unas vayas altas que lo aislaban del resto, como metido en el seno de una obra. Una solución a todas luces, aunque no se si muy legal.
El segundo que os traigo es para todos aquellos que practiqueis el civísmo y las buenas maneras que pregona nuestro Teniente de Alcalde. Sorprendido nos quedamos el clan Ramírez de camino a sacar la papeleta de sítio. En la Calle Feria esquina con Cruz Verde se encontraba esta bicicleta encaramada en lo alto de una señal de ceda el paso. Aquello parecía la atracción de feria, todo el que pasaba se quedaba boquiabierto, como esas imagenes que vemos por la tele cuando ponen una cámara oculta. Desde luego aparcar la bici así en Semana Santa dejaría espacio libre, pero dejaría una estampa cuanto menos singular, amén de obstaculizar el objetivo fotográfico de muchos como el del amigo Villarrica.

7 comentarios:

Callejuelo dijo...

Sevilla es famosa por aparcar donde mejor se pueda, hay veces que hay que correr el riesgo y echarle cara al asunto. nos vemos que pases una buena Semana Santa y haber si este año tengo la suerte de conocer tu Monte-Sión

el aguaó dijo...

Bueno la verdad es que el binomio Semana Santa-Aparcamiento es por todos conocido. Pero por lo mal que suelen llevarse. Puedes optar por varias medidas, pero la solución no siempre es la mejor.

Amigo Moris, si decides utilizar el servicio público, puedes escoger entre el autobús o el taxi. Si eliges el primero, podrás ir en él, pero no venir si ves, por ejemplo, la entrada de la Amargura o la Estrella. Al final optas por un taxi. Si eliges el segundo para ir y venir, puede costarte un ojo de la cara la Semana Santa sólo en servicios públicos. Y todo esto contando con la dificultad que entraña coger un taxi en estos días y que no haya huelga de uno u otro sector.

Cuando la paciencia cruza esa débil línea entre la calma y el nerviosismo, te ves volviendo a casa por el camino más corto y en el Tren de San Fernando: un ratito a pie y otro andando.

Siempre nos quedará la bicicleta sobre el ceda el paso.

Un abrazo amigo.

Reme dijo...

no se puede aparcar en ningún sitio es horroroso y en semana santa aun menos... pero vale la pena...

valió la pena lo que era necesario para estar contigo amor tu eres una bendición las horas y la vida de tu lado nena está para vivirlas pero a mi manera enhorabuena porque valió la pena......

Moris dijo...

Amigo Aguaó llevas toda la razón. No entiendo porqué el servicio público de Tussam finaliza mucho antes de entrar muchas cofradias, siendo esto un problema para los hartibles como nosotros. Especialmente es una incomodidad para mi el Domingo de Ramos, cuando me alejo cabizbajo a coger el autobus mientras en Sevilla aún resuena la Amargura, la Hiniesta, la Estrella........

Glauca dijo...

Lo del transporte público debería alagarse o doblar los servicios en estas fechas.
Quizas todo sea tan sencillo como sentarse y hablar.
Sería por el bien de la Ciudad en una de sus Fiestas Mayores.


PD. Genial la foto de la bici pero te prometo que no es la mia.

ANDRÉS dijo...

Me veo así en poco tiempo, miedo me da!, creo que voy a comprarme un micro-machine o una vespita, jejeje.

Un Saludo.

Mer dijo...

Esa foto de la bici,¿es tuya? La he recibido por e-mail, pero claro, debe ser de comunes.En cuanto al transporte público, hoy dicen que Huelga en Tussam, viernes de Dolores y Feria. Imaginate el caos con las lanzaderas en servicios mímimos.¡cómprate una moto, no sabes que genial!