11 marzo 2008

SEMANA SANTA EN BLANCO Y NEGRO


Hay una Semana Santa más allá de los mitos,
esa que no se encuentra en los libros.
Que está guardada en latas de carne de membrillo,
escritas en fotografías que pasan de padres a hijos.
Blanco y negro es el color de estos mudos testigos,
que nos hablan de un pasado que no vivimos.
Guardadas como oro en paño, como el hilo muy fino
son el recuerdo de lo que se fue y de la Sevilla que perdimos.

8 comentarios:

Moris dijo...

La fotografía muestra un grupo de jovenes ante la ojiva de Santa Catalina en los momentos previos a la salida de la Hermandad de los Caballos, como siempre se le conoció.

María_azahar dijo...

Personalmente, disfruto muchísimo con la fotografía antigua, especialmente con la cofrade y la relativa a Sevilla. Es una verdadera delicia ver el pasado de nuestras hermandades y descubrir en ellas aspectos que hoy día nos resultan verdaderas curiosidades como la forma de vestir a las imágenes, los exornos, el cortejo, o el público en sí; son historias maravillosas que están ahí "escritas" y que nos unen con nuestros antepasados. Estupenda la foto que has elegido, Morís.

Un saludo.

el aguaó dijo...

Hay imágenes que encierran secretos. Imágenes que encierran recuerdos. Imágenes que sellan rostros. Imágenes de aquellos que no conocímos y que aparecen en la sepia del papel cuché.

Cada imagen que se guarda, es una Semana Santa secreta.

Un abrazo amigo.

Reme dijo...

Las fotos antiguas son preciosas. Yo guardo muchas porque me gustan, tienen algo de especial, a través de ellas puedes ver el pasado en un momento puntual... de ahí te imaginas como fue ese tiempo y sueñas por momentos vivirlos y sentirlos.

La gata Roma dijo...

Hay años que propiciaron imágenes muy particulares, como na que guardo de mi palio con un cartel de Azaña al lado... Por cierto, que me encantan las fotos en blanco y nego; y hablando de fotos, si amplías la míadel torno se vé el cartel de los pestiños, que mi cámara no es tan buena como la de Diego, pero es muy resultona.
Kisses

Mer dijo...

Me trae recuerdos esta foto. Yo podría ser esa niña de la derecha, vivía en Lanza (puerta de atrás de la Iglesia de Santiago)y ver salir Los Caballos era de mis rutinas habituales, así como El beso de Judas, pero el Grupo Joven y el Coro de San Esteban tiraban mucho.Gracias Alberto, nos vemos estos dias.

Glauca dijo...

Imagenes en sepia.
¡Cuantos recuerdos!

Un abrazo.


PD. Te haré llegar la B.S.O. completa.

Marijolamejo dijo...

De dónde leches sacas tantas fotos???? Anda que qué peaso de album tienes ke tener no???

Pd.: este año no hay oda al pestiño y la torrija????